10 dic. 2011

Historia de mi Árbol de Navidad

Hola a todos. 
Esta noche me voy a poner un poco melancólico. No sé si será la Navidad, que ya la tenemos encima, o que, como sigo malete, estoy más sensible. Pero hoy quiero hablaros de mi árbol de navidad.

Desde que tengo uso de razón, el puente de la Consitución ha sido, como en muchos hogares, el momento elegido para montar los adornos navideños en mi casa.
Aun recuerdo la primera vez que mis padres sacaron aquel pequeño arbolillo, enclenque y medio vacío, y entre ellos, mi abuela y yo, lo adornamos poniendo decenas de figuritas que andaban guardadas en una vieja caja de cartón. Recuerdo que no tenía soporte ni pie, por lo que había que clavarlo literalmente en una especie de tinaja alargada, pintada y repintada por mi abuela con extraños motivos coloristas, y rellena de papel de periódico. La fórmula funcionaba: el árbol se quedaba erguido. Y cuando acabamos de decorarlo, yo sinceramente me sentí el niño más ilusionado del mundo, porque en mi casa ya había llegado la Navidad, y… ¡teníamos un árbol!.
En ese árbol vi una figura que me encantó: un Papá Noel regordete, de un material plástico que se parecía a la cerámica. No sé cuánto tiempo tendría, pero estaba viejecillo. También habían 2 pandereteas muy pequeñas, rojas, con uno dibujos de niños. Esas figuras me enternecieron muchísimo.

Pocos años después, ese enclenque árbol fue sustituido por un gran abeto (artificial), majestuoso, frondoso, que impresionaba al verlo. Y el primer año compramos adornos nuevos, guirnaldas, etc, y cuando terminábamos de decorarlo, en su pie poníamos algunos años un pequeño nacimiento, con figurillas también antiguas. El resultado fue espectacular. Mi madre y yo éramos ya los encargados oficiales de montar ese árbol (aunque algún año que mi padre no trabajaba, se unía a la “ceremonia”).


Y había algo que me llamaba la atención: muchas bolas o adornos de dicho árbol, se rompían, por accidente; pero NUNCA se rompió ninguna de las figurillas antiguas, como un pequeño cervatillo color champán, con purpurina, un ramo de uvas violáceas (también con purpurina), un farolillo de cristal, y…como no, el Papá Noel y las panderetas. Se nos podían caer, soltarse del gancho una vez en el árbol…lo que sea, pero nunca se rompían.


Mi árbol se ha caracterizado siempre por una cosa: TODAS las figuras que habían se colgaban, y daba igual qué tipo de figuras fuesen, cuáles eran los colores, y si combinaban o no. En mi casa, el árbol estaba “cargado”. Y a la gente le podía gustar más o menos, pero era nuestro árbol. Y en casa de mis tíos igual. Siempre me acordaré cuando cada Nochebuena llegábamos a casa de mis tíos a cenar, y veía ese árbol, lleeeeeeeeno de figuras, misterioso pero a la vez mágico, y que me hechizaba.

La Navidad pasada, por varios motivos que no vienen al caso, no nos dio tiempo a montar el árbol en el puente de la constitución, y la Navidad llegó, y mi árbol estaba un en su caja. Cuando decidimos montarlo, vimos que el abeto que cada año se erigía brillante sobre mi salón estaba quedándose sin sus “falsas” hojillas: se estaba deshaciendo; y es que el tiempo no perdona, y el árbol ya era viejecillo. Así que decidimos tirarlo. En su lugar, compramos un pequeño (y horripilante) árbol de alambre, forrado de verde y con luces blancas que pusimos en un rinconcillo, discreto, y dio un ligero toque navideño a la casa (para salir del paso).

Este 2011 he cumplido 27 años, y esta Navidad SÍ tenemos árbol. Hemos comprado otro abeto, un poco más pequeño que su antecesor, pero igual o más bonito incluso. Y este año, mis padres se han encargado de montarlo y ponerle las luces, y yo de decorarlo. Lo he hecho esta noche. Y fijaos: durante estos últimos años le hemos puesto muchísimos juegos de bombillas diferentes (el actual de mini bombillas led), hemos comprado bolas nuevas, lazos, cadenas de perlas, cintas con brillo…pero ¿sabéis qué? Que los antiguos adornos siguen en la caja, y como TODOS los años, esos adornos se siguen poniendo. El cervatillo, el ramo de uvas, el farolillo… y claro, el Papá Noel y las panderetas. El Papá Noel, como todos los años, se me ha caído al suelo. Y aunque está descolorido, feo y desfasado, NO SE HA ROTO


El cariño que le tengo a ese Papá Noel es tan especial que, por mucho que se modernicen los árboles, esa figura se seguirá poniendo en casa de los Malagón-Redondo. Siempre intento modernizarlo, decorarlo de forma más sencilla…pero lo siento, no puedo: siempre termino poniendo TODAS las figuras, y entre ellas, mi Papá Noel y mis panderetas.




Siento el rollazo, pero me apetecía compartir este relatillo. Y tranquilos, que os dejo con algunas cosillas de Fimo, que al fin y al cabo es de lo que trata el blog, no?

Como el post va de árboles de Navidad, pues os pongo en primer lugar estos pendientillos de árboles, que se me sugirieron hacer con motivo de estas fechas.

Siguiendo con la Navidad, y aunque aquí en Águilas no tenemos tanto frío como deberíamos tener en estas fechas, otros pendientillos, en este caso un poco más…helados.


Más broches personalizados, en este caso 2 versiones diferentes, pero con una misma modelo: mi suegra Encarna. Les encantó, y ya me ha pedido más con otras combinaciones de color.



Estas enfermerillas tan graciosas son marcalibros. Y la verdad es que han gustado, y me han dado ideas para hacerlas para otros usos. Y sí: hay una que no es una enfermera, sino enfermero, y es que me hacía ilusión hacerme uno para mí (lleva mi misma perilla eh!).



Y como os dije en un post anterior, estaba a punto de recibir una cosilla que había comprado y que me iba a venir genial con las creaciones de Fimo. Encontré una oferta estupenda, y no lo dudé: ya tengo mi máquina de modelar…mi máquina de pasta!! Además, no viene sola: incluye su caja para guardarla, una “chuerrera” para hacer diferentes formas de Fimo, palitos para modelar, pastillas de Fimo de varios colores, libros, etc. Me hizo mucha ilusión cuando abrí el paquete.

Y chic@s, yo creo que es momento de dejaros, que esta noche me he pasado escribiendo. Gracias de antemano a los que aguantéis leyendo hasta el final.

Un abrazo!!!!



13 comentarios:

  1. Voy a tener la suerte de ser el primero en comentar esta preciosidad de texto, escrito con ese sentimiento que yo conozco, y que estoy orgulloso de compartir.

    Momentos como el del árbol, recuerdos que colgamos en el árbol de nuestra vida, y momentos que se fueron y vuelven a nosotros, sea el momento que sea, nos hace ser grandes y especiales.

    Gracias por compartir mi vida conmigo

    Te amo peque

    ResponderEliminar
  2. Un Post muy bonito! A mi me pasa igual, en casa tenemos aún figuritas antiguas porque son las que más duran! La navidad sin árbol no sería lo mismo a demás trae tantos buenos recuerdos...aix...Y bueno respecto a las cositas que has echo de fimo, me han encantado , las enfermeras son muy plastilinodivertidas!! :D Saludos y espero que pases unas felices fiestas! :)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la gente que valora tanto las cosas como tu... con la hisotoria del arbol... parece que no pero dar tanta importancia a un arbol de navidad.. nose.. eres una persona que valora las cosas y eso es muy importante!!! por cierto yo tambien estoy esperando mi material aver si llega ejejej ... y estoy se sorteo x si t interesa un saludiiiitoo

    ResponderEliminar
  4. Yo te entiendo perfectamente con lo de las figuritas del árbol, en casa de mi madre se sigue poniendo el mismo Belén de cuando mi hermana y yo éramos pequeñas, y las figuras también son viejas, incluso infantilonas, y también las hay cascadas, pero a nosotras nos sigue haciendo la misma ilusión que antes. Y ahora que yo tengo mis hijos, ellos también disfrutan montándolo y jugando con las figuritas. Yo creo que esas cosas no deberían cambiar.
    Por cierto, me ha encantado el marcapáginas de enfermero,me parece muy original con su perilla!
    Yo tampoco me enrollo más, espero que pases una Feliz Navidad junto con tu familia.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a tod@s. Me alegro de que os haya gustado este post, que ha salido de lo más profundo: me han venido muchos recuerdos y muchas sensaciones. Y si he conseguido transmitir aunque sea un poquitín, me doy por satisfecho.

    Finoki, dime el nombre de tu blog, que no lo he encontrado. En cuanto entre, me tienes de seguidor!

    ResponderEliminar
  6. Cuñao!!! Me ha encantado tu entrada, es muy tierna, a mi me pasa lo mismo con el árbol, me chifla colgárselo TODO!, Carlos me decía ayer que no se iba a diferenciar nada de lo cargado que estaba, pero... y lo chulísimo que queda??? jajaja. También estoy deseando tener los pendientes de árbol y los broches que te encargado. Un besazo y sigue así, llenando de arte y de colorido este maravilloso blog. Muaks!!

    ResponderEliminar
  7. He tenido ESA MISMA PANDERETA desde que tengo uso de razón!!! me has sacado una sonrisa.

    En mi casa (no sé por qué extraña razón) ponemos el árbol un par de días antes de Nochebuena... no tenemos perdón!

    1beso!

    ResponderEliminar
  8. ¡Me encantan los pendientes!
    Muy originales y muy navideños
    Y las enfermras están geniales ;D

    ResponderEliminar
  9. Mil gracias por tus comentarios y tu mail, ya ves como voy apenas sin tiempo con un montón de cosas a la vez, cuando se estabilice mi situación estaré pendiente de todos los blogs....
    El fimo no es mi fuerte pues con tantas cosas ya no doy a más... pero me gusta bastante, algo tengo pero de momento guardado...
    Felices fiestas!!!
    Gracia

    ResponderEliminar
  10. Hola, a partir de hoy tienes otra seguidora fimoadicta , me encanta tu blog. Si quieres y tienes tiempo, pásate por el mio. Besos

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por todos vuestros comentarios. Perdón por contestarlos con tanto retraso, pero como he estado malillo, he podido escribir poco.
    - Anais: gracias a ti. Ya sabes que eres mi clienta estrella!! Y una estrella en mi cielo, que siempre está ahí. Un besazo cuñaica!
    - Gloria: da igual si os retrasais en hacer el árbol. Lo que importa son los recuerdos que nos vienen cuando lo estamos montando, y las ilusiones de niñez que revivimos cuando vemos, por ejemplo, esa pandereta ;). Un beso!!
    - Marikilla: muchas gracias! Me alegro de que te gusten. Y que sepas que a mí me chifla tu blog! Soy ya un seguidor fiel eh!
    - Gracia: gracias a ti por tu comentario, y también te deseo unos días preciosos con todos los tuyos. Un abrazo enorme!!
    - Mª Reyes: gracias por seguir mi blog. he visitado el tuyo, y de verdad que es fantástico. Me encantan tus trabajos. Y ya tienes otro seguidor!! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. me ha encantado la historia del arbol y tus figuritas......me siento identificada!!!! jajajajja
    Nosotros tambien tenemos unas figuritas que creo que tienen mas años que yo...y cada navidad salen de su cajita para decorar el arbol....en mi caso son un reno blanco de purpurina y un papa noel pequeñito que ya no tiene ni barba....jajajajaja
    Ademas, tenemos una especie de tradicion que consiste en cada año comprar algun adorno nuevopara el arbol.....
    Espero que hayas disfrutado mucho estas navidades!!
    Las enfermeras marcapaginas son lo mas!!!!! super simpaticas!!!! seguro que como broches o llaveros triunfan tambien!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Precioso el trabajo que haces!
    No conocia tu blog! Encantada de conocerte y te sigo!
    Estas invitado al sorteo de un telar Hana-Ami que estoy haciendo en mi blog.
    Pásate!
    http://srtapizpiretta.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...